El síndrome postvacacional, conocido también como estrés o depresión postvacacional, es un conjunto de síntomas que se pueden manifestar en el momento que tenemos que volver a nuestras rutinas y obligaciones, ya sean laborales, familiares o de estudio, después de un periodo de vacaciones.

El síndrome postvacacional no está aceptado como enfermedad ni tampoco se manifiesta en todas las personas.

Cerca de un 35% de la población ha sentido alguna vez cansancio, apatía, falta de concentración y somnolencia al incorporarse al trabajo después de las vacaciones, que suelen remitir a los 10 o 14 días.

En la mayoría de casos, es producto de considerar el trabajo como una actividad negativa, obligada y sacrificada. De estar en un trabajo con unas obligaciones, tareas, compañeros que no son del grato de la persona.

Aquí os dejo mi selección de aceites esenciales para ayudar a la adaptación:

 

Mejorana (Origanum Majorana)

– Reconforta y calma en épocas de inestabilidad emocional.

– Combate la ansiedad aportante paz interior y seguridad en un mismo,

– Ayuda a conciliar el sueño y tener uno su profundo y reparador.

Forma de aplicación:

Inhalación directamente del bote tantas veces sientas necesario.

Masaje antes de dormir diluido con un aceite base, por ejemplo de almendras.

 

Abeto Negro (Picea Mariana)

Una vez más, os ofrezco el Abeto Negro, puesto que es una maravilla para desencallarnos, sacarnos del “no puedo” “me hace palo”, etc, y ponernos en marcha con energía.

– Transmite perseverancia y energía.

– Nos saca del estancamiento y nos pone en marcha.

– Combate las frustraciones y nos da motivación.

Forma de aplicación:

Masaje a los riñones con unas gotas de abeto negro diluidas en óleo vegetal cada mañana

Inhalación directamente del bote.

 

Laurel (Laurus nobilis)

– Planta relacionada con la victoria.

– Ayuda a combatir los miedos y fobias ante nuevas situaciones, exámenes, pruebas, etc.

– Ayuda a conectar con la parte masculina de un mismo. Ideal para tomar decisiones y encararlas sin miedo.

– Ayuda a conectar con la fortaleza de un mismo.

– Ayuda en la concentración, la memoria y la comunicación.

Forma de aplicación:

Inhalación directamente del bote.

Masaje en plexo solar y garganta con unas gotas de óleo esencial de laurel y óleo vegetal por la mañana.

 

Azahar, Neroli (Citrus Aurantium var.amara)

 

– Expande el coro y te llena de paz y serenidad.

– Te ayuda a conectar con la alegría.

– Aporta luz cuando nos sentimos decaídos y sin salida.

– Te ayuda a ponerte en movimiento suavemente.

– Equilibrador energético.

Forma de aplicación:

Inhalación directamente del bote.

Masaje en plexo solar, en el coro y en la corona.

 

Pomelo (Citrus x paradisi)

 

– Ayuda a conectar con el optimismo y la alegría.

– Aclara la mente cuando hay fatiga mental y verborrea mental, aportando frescura y vitalidad.

– Elimina la sensación de pesadez.

Forma de aplicación:

Inhalación directamente del bote o en un vaporizador de esencias.